Características del Trastorno Obsesivo Compulsivo

toc2Se caracteriza por la presencia de obsesiones y compulsiones. Estas pueden afectar tanto a niños, adolescentes y adultos, influenciando las distintas áreas de la vida (escolar, laboral, afectiva, deportiva, autoestima, etc.).

Las obsesiones pueden presentarse en forma de pensamientos, ideas, impulsos o imágenes mentales, inclusive pueden mostrarse como sonidos, ruidos que tienen la característica de imponerse, irrumpir recurrentemente y que la persona padece sin querer y sin poder evitar su aparición.

Las obsesiones suelen generar mucha ansiedad ya que su contenido suele ser desagradable. Están basadas en temores irracionales y no pueden evitarse voluntariamente. Los pacientes tienen la convicción (equivocada) que por el solo hecho de pensar o temer algo eso va a ocurrir. Este tipo de pensamiento se llama pensamiento mágico y es propio de las obsesiones.

Las compulsiones o rituales son comportamientos repetitivos que tienen como objetivo reducir la ansiedad o evitar que algo malo suceda. Si bien con estos rituales pareciera lograrse la calma de la ansiedad, esta calma es fugaz, transitoria, y frustrante porque no logra el dominio de la situación ni la resolución del conflicto.

Las compulsiones pueden ser tanto actos o comportamientos (como ser lavarse las manos, ordenar cosas, chequear), o acciones mentales (como ser contar, repetir palabras, rezar) que el paciente se siente impulsado a hacer en respuesta a una obsesión, o según reglas aplicadas rígidamente.

Algunas de las obsesiones más frecuentes son:

  1. Contaminación y contagio: temor a contagiarse o contagiar a otras personas. Asi por ejemplo no tocan los pasamanos de los colectivos, o molestia de las excreciones corporales, inclusive las propias.
  2. Sexuales: ideas o imágenes desagradables en relación a la sexualidad, ideas de incesto, de homosexualidad, y deseos prohibidos.
  3. Agresivas: miedo a lastimar a otros o a si mismo.
  4. Religiosas: preocupación excesiva por el bien, el mal y la moral. Necesidad de confesar.
  5. Simetría: necesidad de poner los objetos siempre en mismo lugar, ordenar, realizar movimientos de manera exacta y repetitiva.

Algunas de las compulsiones más frecuentes son:

  1. Limpieza y lavado: por ejemplo lavado de manos con la intención de neutralizar la idea de contaminación (muchas veces sucede que el lavado tiene tal frecuencia que se lastiman las manos). Baño ritualizado, siempre mismo orden y meticulosidad
  2. Chequear y verificar: cerraduras, llave de gas, horno, de no haber lastimado a alguien sin haberse dado cuenta, o que haya ocurrido algo grave. Por ejemplo, dar vueltas a la manzana con el auto para ver que no haya atropellado a nadie, o darse vuelta al cruzar la calle para corroborar que no haya generado ningún accidente.
  3. Repetición: volver a leer, reescribir, repetir actividades cotidianas, por ejemplo entrar y salir por la misma puerta, estacionar el auto y volver a salir y estacionarlo, preguntar algo varias veces.
  4. Rituales mentales: contar, rezar, hacer listas. Estos rituales no son observables pero llevan mucho tiempo y dificultan la posibilidad de seguir adelante con cualquier tarea que la persona esté realizando, como por ejemplo, estudiar o trabajar.
  5. Evitar ciertas situaciones en un modo compulsivo.

Los pacientes con TOC, suelen tener características comunes: exigencia, altas expectativas de rendimiento, baja tolerancia al error, critica permanente, reglas, costumbres y normas sumamente estrictas de cumplimiento que generan tensión, necesidad de control y duda.

 ¿Cuales son las causas del TOC?

  • Neurobiológicas: alteraciones a nivel de la serotonina.
  • Genéticas, hereditarias.
  • Temperamentales (altos grados de inhibición en el comportamiento, mayor emotividad negativa).
  • Ambientales (estar expuesto a situación de maltrato o altos niveles de estrés o bien situaciones traumáticas).

 La condición biológica es necesaria pero no suficiente para que este conjunto de síntomas aparezca.

 

Desarrollo y curso

El inicio de la sintomatología suele darse entre los 19 y 25 años, pero también se conocen niños y adolescentes con TOC. Los varones suelen tener una edad más temprana de inicio. La aparición suele ser gradual, sin embargo también se han observado situaciones de aparición aguda.

Si el TOC no se trata el curso tiende a ser crónico, con sintomatología oscilante.

El desarrollo del trastorno suele complicarse con la co-ocurrencia de otros trastornos. Por ejemplo muchos pacientes TOC tienen trastorno de ansiedad, depresión, o tics.

 

Las comorbilidades que se producen con más frecuencia en las personas con TOC son:

  • Trastorno dismórfico corporal.
  • Tricotilomania (trastorno de arrancarse el pelo)
  • Trastorno de excoriación (rascarse la piel)
  • Trastornos por impulsividad
  • Negativismo desafiante

 

Riesgo de suicidio.

Los pensamientos suicidas se producen en aproximadamente la mitad de los individuos con TOC en algún momento de la vida, un cuarto de ellos refiere algún intento de suicidio. La presencia de un cuadro depresivo mayor aumenta su riesgo.

 

Consecuencias funcionales.

El TOC está asociado a una menor calidad de vida, tanto en las áreas social, laboral o escolar. El deterioro dependerá de la gravedad de los síntomas, y del tiempo que consumen las compulsiones. O bien la evitación de situaciones que generen las obsesiones, con lo cual se va observando un empobrecimiento de la vida normal.