Disfunciones Sexuales Masculinas

vida2

Las disfunciones sexuales que se pueden presentar en el hombre son:

  • Disfunciones del deseo
  • Disfunciones eréctiles o de la etapa de excitación
  • Disfunciones orgásmicas

Disfunciones del Deseo

En el deseo sexual hipoactivo el hombre puede sentir que:

  • Ha perdido las “ganas” de tener un encuentro sexual.
  • Han disminuido sus pensamientos y fantasías sexuales.
  • Ha descendido la frecuencia con que inicia la actividad sexual.

En el deseo sexual hiperactivo el hombre puede sentir que:

  • Tiene un deseo sexual (ganas) casi todo el tiempo, casi todo el día, en cualquier momento, no importa lo que esté haciendo.
  • No puede controlar o postergar la necesidad inmediata de satisfacer su deseo sexual.
  • No puede detener su conducta a pesar de las consecuencias nocivas en su trabajo, en sus relaciones personales o con su pareja.

Disfunciones eréctiles o de la etapa de excitación

Hablamos de disfunción eréctil y no de impotencia ya que el uso de este término es cuestionable y se asocia a connotaciones negativas. La disfunción eréctil es la incapacidad de un varón de conseguir y/o mantener una erección suficiente para una relación sexual satisfactoria.

En condiciones normales, cuando un hombre se siente sexualmente excitado, su pene aumenta de tamaño, poniéndose erecto y rígido, lo que le permite la penetración en la vagina o ano de su pareja.

Muchos hombres tienen o tendrán ocasionalmente un fallo eréctil en algún momento de sus vidas, para algunos podrá convertirse en un problema frecuente. Actualmente, esta condición afecta a más de 100 millones de hombres en todo el mundo, número que aumenta considerablemente en el caso de los diabéticos.

La disfunción eréctil no debe ser algo vergonzante; no significa que se es estéril ni tampoco que no se pueda tener un orgasmo o una eyaculación. Es tratable en la mayoría de los casos y si bien no es una condición amenazante para la vida -aún siendo severa- puede tener un gran impacto en la autoestima del hombre y en sus relaciones de pareja.

Las causas pueden ser:

  • Psicológicas: por ejemplo, haber perdido el trabajo, divorciarse, etc.
  • Físicas: trastornos del sistema circulatorio, del sistema nervioso, endócrino, lesiones pelvianas o penianas.

Sin embargo, la causa más común está relacionada con la ingesta de medicamentos para tratar otros enfermedades como los diuréticos, los antidepresivos, los antihipertensivos y algunas hormonas, entre otros.

Disfunciones Orgásmicas

El orgasmo en los varones cuenta con la particularidad de que podemos dividirlo en dos etapas: la emisión y la eyaculación propiamente dicha.

La emisión consiste en la primera liberación de una mínima cantidad de semen que es la que produce la sensación de “inevitabilidad eyaculatoria”, tan necesaria para aprender a manejar el control del orgasmo.

La eyaculación propiamente dicha es la expulsión de una dosis de semen al exterior que generalmente va acompañada de una sensación de descarga motora y alivio de la tensión sexual. Luego sigue un “período refractario” durante el cual los genitales no responden a los estímulos. Para dar comienzo a un nuevo coito, debe transcurrir dicho período que puede durar minutos e incluso horas. Este tiempo tiende a aumentar con la edad.

¿Cuáles son los tipos de Disfunciones Orgásmicas?

Eyaculación precoz

Consiste en la imposibilidad normal de ejercer control adecuado sobre la eyaculación. Es decir, poder proseguir con los movimientos coitales con un alto nivel de placer y excitación hasta decidir dejarse ir y eyacular. Esto no significa ser capaz de detener el reflejo orgásmico mientras se mantiene la excitación máxima durante horas, a la espera de que su pareja alcance el clímax.

El eyaculador precoz no ha aprendido a ejercer este tipo razonable de control y no tiene elección. Eyacula rápida e involuntariamente en cuanto alcanza un grado elevado de excitación, tanto si quiere o no.

Una de las principales causas de Eyaculación Precoz es la ansiedad, el estrés o nerviosismo, el miedo a que la mujer quede embarazada o a hacer el ridículo y haber tenido un mal aprendizaje en el inicio de la vida sexual.

Además, encontramos entre las posibles causas: las relaciones sexuales infrecuentes; enfermedades psiquiátricas como la depresión, el trastorno bipolar y el estrés postraumático, entre otras; por potro lado, las infecciones de la vía urinaria y de la próstata; el alcoholismo y tabaquismo crónico; algunos fármacos y drogas como la cocaína, marihuana, diuréticos, antihipertensivos, etc.

Eyaculación retardada

La eyaculación retardada es un trastorno sexual contrario a la eyaculación precoz. Los eyaculadores retardados tienen dificultad para alcanzar el clímax. Con lo cual el coito dura demasiado tiempo. En los casos graves, el hombre no llega a eyacular (aneyaculación).

Las causas de este trastorno pueden deberse tanto a factores psicológicos como físicos. Entre las causas psicológicas están los problemas con la pareja, ansiedad, estrés, fatiga, etc. Los factores físicos como trauma en los nervios pélvicos, uso de medicamentos, abuso de alcohol y drogas, infecciones urinarias o de la próstata, diabetes, etc.

La eyaculación retardada puede causar infertilidad debido a que el semen no puede llegar a la vagina de la mujer.

El tratamiento, si la causa no es biológica, consiste en una terapia sexual en pareja. Si es biológica se recurre a medicamentos controlados.

Orgasmo inhibido o retardado

Se trata de sujetos que si bien, experimentan deseo e incluso excitación, con una adecuada erección, no logran la descarga orgásmica  necesitan de un tiempo desmedido para lograrlo. Generalmente cortan el coito antes de llegar al orgasmo ya que la sensación de frustración los inhibe.

Orgasmo aneyaculatorio

Si bien se experimentan las sensaciones de descarga motora y de la tensión sexual, no se produce la eyaculación. Puede darse en pacientes que han tenido una prostatectomía radical, o una vasectomía, también si se tienen obstrucciones en los conductos deferentes.

Eyaculación Retrógrada

Sucede cuando el semen se va a la vejiga en vez de salir por la uretra, en estos casos, al analizar la orina se encuentra semen. Puede aparecer en pacientes que han tenido operaciones del aparato genitourinario, diabéticos, e hipertensos en tratamiento farmacológico, etc.

Anhedonia eyaculatoria o eyaculación sin orgasmo

Es la condición por la cual el varón expulsa semen a modo de eyaculación, pero ésto se produce casi sin fuerza y sin experimentar las sensaciones del orgasmo. Las causas pueden ser psicológicas: conflicto con el placer, problemas de pareja, etc. Pero también puede tener causas orgánicas, como ser lesiones medulares o debilidad del tono muscular, en tal caso, los mismos están tan débiles que no se contraen adecuadamente.

Anorgasmia

En principio, hay que decir que el orgasmo no es lo mismo que eyaculación porque ésta se refiere sólo a la expulsión del semen. El orgasmo masculino se relaciona con las contracciones que se producen internamente desde la próstata y a través del canal por donde se expulsa el líquido seminal, que es lo que en realidad proporciona la sensación de placer. Por lo general, ambos procesos ocurren al mismo tiempo, aunque también se pueden dar por separado.

La anorgasmia masculina se define como la falta de sensaciones en el momento de la eyaculación, lo cual puede originarse en muchos casos por la ingesta de medicamentos que equilibran el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal), tales como los empleados para tratar problemas neurológicos y psiquiátricos (anticonvulsivantes, antidepresivos y antipsicóticos).
La anorgasmia también puede manifestarse a partir de algún trastorno de origen orgánico: ejemplo claro de ello es la diabetes, enfermedad que en etapas avanzadas fomenta que las arterias se endurezcan y las terminales nerviosas se atrofien, de modo que cambia por completo las sensaciones que experimenta el cuerpo.