Estrés

El  estrés es la reacción del organismo frente a situaciones  que nos alcanzan tanto en lo físico como en lo emocional. De esta interacción depende no sólo nuestra salud sino nuestro bienestar y la calidad de vida.

El estrés puede producirse por situaciones objetivamente desagradables, sucesos estresantes o por cómo nos tomemos los eventos en nuestra vida cotidiana. Las consecuencias del estrés serán distintas según las personalidades individuales y el momento vital de cada uno,

Ante una situación de alarma nuestro cuerpo se prepara para enfrentar la amenaza produciéndose una serie de cambios fisiológicos, y emocionales.

Síntomas  fisiológicos

  • Una elevada activación fisiológica ( taquicardia )
  • Incremento de las hormonas del estrés (Adrenalina y Cortisol)
  • Respiración acelerada
  • Subida de azúcar en sangre
  • Nudo en el estomago
  • Insomnio
  • Tensión muscular
  • Estados emocionales de miedo, ira, tristeza
  • Ansiedad y preocupación por el futuro
  • Dificultad para concentrarse, pensamientos obsesivos, excesiva autocrítica.
  • Angustia y Rumiación.
  • Pesimismo.

En nuestra vida diaria estamos sometidos a una serie de cargas, algunas provenientes del exterior, como la actividad laboral, el estudio, presiones sociales, y también demandas internas, personales, como aspiraciones, deseos, metas etc.

El equilibrio entre las demandas y las exigencias a las que estamos sometidos y nuestra habilidad para enfrentarlas determina nuestra capacidad adaptativa.
Para poder responder con el menor impacto en nuestra salud a las situaciones de estrés, debemos equilibrar la balanza poniendo en el platillo la mayor cantidad de recursos, para hacer frente a las exigencias.
Cuanto más herramientas más probabilidades de reducir y manejar el estrés

DIFERENCIAS entre ESTRÉS AGUDO y CRÓNICO

Estrés Agudo: Es una respuesta adaptativa del organismo necesaria para sobrevivir a situaciones extremas. Luego cuando la amenaza desaparece todas las funciones vuelven a la normalidad, es una reacción transitoria.
Estrés Crónico: La sobrecarga es continua en el tiempo y desborda nuestros recursos, afectando las defensas del organismo. Deja de ser adaptativo.

La actitud con que se enfrente el estrés, determinará que sea positiva o negativa para la vida y así nos adaptaremos mejor a los desafíos estresantes.

Podemos desarrollar habilidades para nuestra salud

  • Tener  Tolerancia
  • Autocontrol de nuestras emociones
  • Cultivar flexibilidad: Adaptarnos para cambiar creencias, rutinas
  • Conexión Interpersonal
  • Tener experiencias positivas en el aquí y ahora.
  • Realizar ejercicios físicos, caminar, nadar, bailar, hacer un deporte
  • Tener un Propósito, un objetivo en la vida
  • Descansar
  • Dieta saludable
  • Apoyo Social
  • Cultivar el autoconocimiento para el bienestar psicológico (Terapia,
    Mindfulness, autoconocimiento de mis emociones.
  • Buscar ayuda
  • Utilizar las aptitudes que fueron útiles en el pasado para superar las
    situaciones difíciles.

Cuantos más recursos más probabilidades de reducir y manejar el estrés. Y para ello es importante conocer y registrar los mensajes que nos da nuestro cuerpo y así tener un equilibrio necesario para la salud.

Lic. Claudia Erlich

Podés consultarnos en www.centroidea.com.ar

Estresados en cuarentena?

Según la (OMS) Organización Mundial de la Salud se define el estrés como el conjunto de reacciones fisiológicas que prepara el organismo para la acción.

El estrés genera una tensión física o emocional provocada por situaciones que generan un desafío o demanda para los cuales no sentimos que tenemos los recursos suficientes.

En cuarentena estamos todo el tiempo frente a nuevos desafíos, desde cómo salir de casa con barbijo y alcohol en gel, cómo limpiar el ambiente donde vivimos, los horarios donde podemos hacer las compras, qué negocios están abiertos, el trabajo desde casa, las comunicaciones de manera virtual, etc
Permanentemente nuestro cerebro está “recalculando” como el GPS del auto, ya que todo lo que hacíamos de manera automática ahora tenemos que pensarlo y organizarnos de manera diferente.

Por eso la mayoría de la gente quiere volver a rutinas aunque impliquen el estrés del tránsito o levantarse más temprano para hacer sus tareas.
Volver a lo conocido es lo que más ansiamos porque de esa manera a lo largo del tiempo encontramos nuestro propio equilibrio.

Por eso este es un momento para hacer algo en el día que nos descontracture, que nos ayude a encontrar un espacio de calma.
Algunas ideas y recursos para enfrentar el estrés en cuarentena:

  • Planificar alguna actividad que le resulte placentera en el día
  • Darse un baño caliente o de inmersión con sales con aromas que nos reconforten
  • Comunicarse con algún amigo/a en el día para compartir experiencias, muchas veces darse cuenta que lo que nos pasa también le pasa a otros es tranquilizador
  • Practicar yoga, ejercicios de estiramiento o alguna clase de baile que nos divierta y genere distracción
  • Mirar series o películas cómicas, nada que nos genere más tensión.
  • Hacer ejercicios de respiración a través de prácticas como el mindfulness o visualizaciones ayudan a bajar los niveles de ansiedad y regular nuestras emociones.
  • Respetar el descanso, dormir 7 u 8 hs diarias
  • Comer sano, porciones moderadas y hacer de 4 a 6 ingestas diarias también ayuda a no comer de más por el aumento la ansiedad

Estamos juntos en esto, todos estamos pasando por una situación estresante ya que tenemos que reacomodarnos a una nueva realidad que se nos plantea, cada uno de acuerdo a las circustancias que les esté tocando vivir. Algunos solos, otros acompañados, cada uno transitando este momento de la mejor manera posible.

Espero les sirvan los recursos y leo sus comentarios.

Podés consultarnos en www.centroidea.com.ar

Las emociones de los niños en cuarentena ¿a qué estar atentos?

Ya van 3 meses de cuarentena y durante este proceso hemos acompañado a multitud de familias mientras atraviesan este contexto de cambios e incertidumbre. Hoy nos gustaría hablar del impacto que esta situación de encierro puede tener en los niños y adolescentes, y especialmente mencionar indicadores a los que debemos prestar atención a la hora de monitorear el estado de ánimo de nuestros hijos. Es importante señalar que cada uno de estos aspectos puede estar presente como parte normal del proceso emocional que implica
la cuarentena, y solo debemos preocuparnos cuando el mismo se exhibe de forma intensa o se sostiene en el tiempo.

Una de las primeras señales de malestar que mostraron los niños (principalmente en las primeras etapas) fue un crecimiento virulento del miedo a la muerte. Ya sea en relación a ellos mismos o a familiares, el miedo a la muerte fue alimentado principalmente por las noticias a las que de preferencia los niños no deberían estar expuestos. Esta situación en la mayoría de los casos fue acompañada por episodios de insomnio, siendo la noche el momento en que estos miedos aparecen con mayor fuerza en la mente de los menores. Si bien en muchos casos han cedido con el paso del tiempo, en muchos otros persiste o se modifica principalmente evolucionando en dos formas de fobia específica:

  • Miedo a la separación: sensación de angustia extrema cuando alguien de la familia tiene que irse del hogar, ya que temen que pueda pasarles algo.
  • Preocupación por contaminación y contagio: sensación de ansiedad incontrolable causada por la preocupación constante de encontrarse con el virus en cualquier superficie o en el contacto cotidiano con otros (incluso sin salir de casa).

Pero no todos los chicos manifiestan su malestar desde el miedo. En muchos casos, la irritabilidad y la alteración de la rutina a la que estaban acostumbrados se manifiesta a través de explosiones de ira. Se observa una marcada tendencia a los enojos incluso en situaciones que parecen no tener disparador claro. Es importante señalar en este punto que aunque las pautas de límites deben ser claras, la irritabilidad es una de las manifestaciones más genuinas de malestar emocional en niños, por lo que es necesario generar espacios de expresión donde puedan hablar de los que les pasa. En este contexto, la mayor parte de niños enojados son, en realidad, niños angustiados.

Por último nos gustaría hablar de un grupo de factores que, aunque son comunes a todas las edades, se presentan con mayor frecuencia en adolescentes y debemos estar atentos a ellos. Hablamos de la tendencia al aislamiento social (facilitado por la cuarentena) y la pérdida de interés general. Estos factores, que parecerían totalmente justificados por el contexto, son el caldo de cultivo predilecto para el desarrollo de una depresión. Sumado a la disminución de la actividad física obligatoria, deberíamos prestar especial interés a estos niños que “no hacen ruido”, “no molestan”, “se adaptaron muy bien a la cuarentena, prefieren estar así”. No olvidemos que en un contexto así como se mencionó al principio, el malestar es esperable, y estos estados de indiferencia pueden ser más perdurables y profundos que una irritabilidad pasajera.

Si estás observando alguna de estas señales en tus hijos, desde Centro IDEA podemos ayudarte. Contamos con profesionales especializados en psicoterapia infanto-juvenil y ofrecemos espacios de orientación a padres por modalidad virtual para acompañarte en este proceso. Contactanos para acordar una entrevista inicial y abordaremos juntos tus
dudas.

Podés consultarnos en www.centroidea.com.ar

Padres de adolescentes. Herramientas para la convivencia

Los conflictos inherentes a los vínculos entre los padres y los hijos adolescentes se agravan con esta convivencia. Los adolescentes necesitan poner distancia, guardar secretos, tener privacidad.

Los adultos somos los responsables emocionales de nuestros hijos adolescentes! Para ayudarlos primero debemos estar bien nosotros.

En este momento de aislamiento donde todos estamos más sensibles es importante bajar la autoexigencia, y aprender a tolerar nuestra propia incertidumbre.

Es importante como adultos reconocer lo que nos pasa para poder empatizar con ellos.

No hay recetas mágicas!

Los adolescentes necesitan autonomía. Tener su espacio y los adultos debemos permitirles que su cuarto se transforme en su refugio. Acompañarlos sin invasión.

Vivimos un momento de explosión de las emociones por lo que es una gran oportunidad para mirar a nuestros hijos e hijas y conectar con ellos.

Que sepan que confiamos en ellos y ellas, que los valoramos, que comprendemos por lo que están pasando.

Acompañarlos en sus opiniones ayudará a generar menos conflictos en casa, les permitirá sentirse más responsables por sus actos, los motivará a aprender.

Generar espacios de diálogo, de estimulación e intercambio de ideas.

Dar lugar a la frustración y a la tristeza.

Responder desde su mirada no necesariamente desde lo que a nosotros como adultos nos gustaría.

Es una gran oportunidad para que aprendan por imitación. Somos sus modelos y estamos muy cerca.

Lograr convivir en armonía respetando los tiempos de todos, los de ellos y los nuestros.

Estar atentos a sus cambios. Observar posibles síntomas que puedan aparecer.

Ayudarlos a ordenarse de manera positiva, no imperativa.

Mientras mayor sea el acompañamiento y la mirada respetuosa y amorosa de los adultos que los acompañan mayor será el fortalecimiento que dejará este tiempo en casa.

Podés consultarnos en www.centroidea.com.ar

El desafío adolescente en aislamiento

Si bien ponemos el acento en los adultos mayores creo que los adolescentes son los que más están sufriendo el aislamiento social.

Atravesar la adolescencia es difícil en cualquier circunstancia y si sumamos estar en casa con nuestros padres y madres se complica aún más.

De pronto no pueden satisfacer esa necesidad de salir, de ver amigos, de ver a novios o novias, de ir bailar, de disfrutar los últimos años del colegio.

En la adolescencia se producen numerosos cambios tanto a nivel físico como emocional.

El cerebro se desarrolla de manera gradual durante la infancia, y al final de la adolescencia alcanza su tamaño máximo.

La última área que madura es la corteza prefrontal que ayuda a calibrar riesgos, se ocupa del control de impulsos, el juicio y la toma de decisiones. Así, los adolescentes cometen imprudencias y conductas rebeldes.

La autoconciencia tarda en madurar.

Los cambios conducen al adolescente hacia un gran objetivo: alcanzar una autonomía e independencia para poder ingresar en la vida adulta.

Comienza el desarrollo de la propia identidad.

Su cuerpo infantil tal cual lo conocen se modifica, los padres idealizados desaparecen, sus formas de percibir y de sentir el mundo cambian.

Para esto es de suma importancia estar rodeado de su grupo de pares.

Todo fue interrumpido justo en el instante donde necesitan sentirse grandes pudiendo ejercer cierta libertad.

Se pierden la posibilidad de concurrir a eventos, de las salidas, las competencias deportivas, sus estudios se modifican sumado a la gran incertidumbre de no saber cuándo finalizará.

Hay tantas adolescencias diversas como adolescentes existen.

Cada uno necesita diferentes cosas para estar bien.

Algunos les hace bien hacer gimnasia, meditar, aprender a tocar un instrumento, escuchar música, incursionar en una nueva manualidad.

No forzarlos a realizar una actividad determinada. Que puedan elegir que les hace bien en cada momento.

Es momento de actuar desde la escucha, desde el amor, desde la atención.

Todas las crisis desestabilizan pero también nos permiten la oportunidad de crecer y reinventarnos.

Podés consultarnos en www.centroidea.com.ar

¿Cómo sobrevivir a la cuarentena sin engordar?

Es una pregunta que nos estamos haciendo todos y es una preocupación también de los profesionales por la salud de la población.
En estos momentos de encierro e incertidumbre, cuando la ansiedad y el estrés van en aumento, nuestro cerebro busca de algo que nos de una recompensa.
La comida y el cocinar cosas placenteras se está convirtiendo en nuestro más cómodo y conocido aliado en tiempos de malestar.
Cómo salir de ese círculo que nos lleva a aumentar de peso y a disminuir nuestra autoestima?
Si bien es cierto que el permitirnos comer cosas ricas nos da placer y nos disminuye un ratito el nivel malestar, a largo plazo esto se vuelve más intenso y nos fija hábitos de los cuales es muy difícil despegarnos después.

Algunos tips:

  •  Encontrar actividades placenteras que reemplacen el placer de la comida. Puede ser pintar, tejer, cantar, escuchar música, tocar algún instrumento, desarrollar algún hobby, estudiar, plantearse algún desafío, etc.
  • Realizar actividad física dentro de las posibilidades del lugar donde vivimos. Hoy en día hay un montón de clases para realizar desde casa, o dejar de usar de perchero la bici fija o cinta que muchos tenemos guardada.
  •  Practicar Mindfulness, es una buena forma de mantenernos presentes y nos ayuda de manera comprobada a disminuir nuestra ansiedad y regular las emociones que son disparadoras de estos momentos de incertidumbre.
  • Conservar y mantener relaciones sociales con nuestros amigos aunque sea telefónicamente o por redes sociales, esto mejora nuestro ánimo y la carga de las preocupaciones se comparte.
  • Buscar alguna alternativa de comidas ricas y saludables, planificar la semana con opciones y tratar de respetarlas. Realizar entre 4 y 6 comidas para no llegar con hambre y mayor ansiedad a la próxima ingesta.
  • Tener la frutera a la vista para realizar colaciones.
  • Mantener un registro semanal del peso en la misma balanza y a la misma hora
  • Mimarse y acompañarse mucho. No ponerse muy exigentes con querer hacer nada restrictivo porque ya estamos restringidos por otros lados y eso genera mayor presión y frustración.

Les deseo que tengan una buena semana, y aquí estamos para poder asesorarlos y acompañarlos en este momento que nos toca transitar.

Podés consultarnos en www.centroidea.com.ar

El trastorno de pánico

El trastorno de pánico
Por Lic. Patricia Gubbay
Directora en Centro Idea: Centro del Estrés y la Ansiedad

El Trastorno de PANICO (TP) es una enfermedad de la ansiedad caracterizada por la aparición de ciertos síntomas que producen un malestar significativo y una desregulación emocional que trae como consecuencia conductas de evitación. Estas conductas llevan a la persona a no enfrentar todas aquellas situaciones en las que podría aparecer la crisis.

Se caracteriza por un malestar muy intenso, acompañado de una sensación inminente de muerte, que se inicia bruscamente y alcanza su máxima expresión aproximadamente a los 10 minutos de haber comenzado. Muchas personas relatan que los síntomas aparecen “de la nada”, sin aviso previo y en ausencia de estímulos externos que puedan desencadenarlos. Pueden aparecer mientras estos se encuentran realizando alguna actividad e incluso durante el sueño.

Los síntomas físicos más frecuentes son:
☑palpitaciones
☑sudoración,
☑sensación de ahogo
☑temblor
☑opresión torácica
☑ junto con pensamientos como el miedo a morir, o volverse loco, o a tener un tumor cerebral, por ejemplo.

❗Sin embargo no todas las personas tienen los mismos síntomas ni estos tienen la misma intensidad.

😱Cuantos más pensamientos catastróficos, como la idea de muerte inminente o el temor a enloquecer, a perder el control o a tener alguna enfermedad grave, más se padece porque se retroalimenta el circuito del miedo. Estos pensamientos activan el sistema de alarma. Es lo que se denomina “miedo al miedo.”😱

La vida de estas personas puede reducirse significativamente ya que solo circulan por aquellos lugares donde se sienten seguros. La persona puede evitar por ejemplo viajar en micro si en el pasado sufrió una crisis mientras viajaba o evitar ir a un recital si la misma se produjo estando entre la multitud. De esta manera lo que logra es evitar los síntomas pero con serias consecuencias, ya que sus desplazamientos se van restringiendo y la posibilidad de circular se vuelve casi nula.

El miedo al miedo y la evitación son las consecuencias más características. La evitación alivia la sintomatología solo en el corto plazo, pero a largo plazo genera mayor inseguridad y ansiedad, perpetuando el miedo.

Es común que aquellos que sufren estas crisis comiencen a depender de otras personas o de determinados lugares para sentirse seguros. En ese caso estaríamos hablando de un TP con Agorafobia, es decir, la aparición de ansiedad al encontrarse en lugares o situaciones donde, en el caso de aparecer una crisis de pánico inesperada, escapar puede resultar difícil.

❗ Para llevar a cabo un diagnóstico de TP es necesario que la persona presente ataques de pánico recurrentes e inesperados más y que al menos una de las crisis haya sido seguida durante un mes (o más) de uno (o más) de los siguientes:

☑a. inquietud persistente ante la posibilidad de sufrir nuevas crisis.
☑b. preocupación por las consecuencias de la crisis.
☑c. cambio significativo del comportamiento relacionado con las crisis.

Si estos criterios no se cumplen estamos hablando de crisis o de ataque de pánico y no de un trastorno.

¿Cuál es el tratamiento y cuándo es el momento adecuado para consultar?👩‍⚕👨‍⚕
La terapia cognitiva conductual junto con la farmacoterapia son los tratamientos de elección para el tratamiento de este trastorno. Si el cuadro es severo por la intensidad y frecuencia de las crisis el tratamiento farmacológico es imprescindible. Por eso es muy importante bloquear las crisis lo antes posible, ya que las mismas mantienen y alimentan el pánico reforzando, como dijimos antes, el círculo vicioso característico de estos trastornos. Las técnicas que se instrumentan desde el comienzo del tratamiento y la medicación ayudan a que el paciente se sienta más en control de la situación, sin el temor a estar a merced de los síntomas. Las crisis de pánico no desaparecen solas.
Muchos pacientes recurren al alcohol o a la drogas para relajarse, porque la tensión en el cuerpo cuando la ansiedad es muy elevada les resulta intolerable. “Peor el remedio que la enfermedad” podría decirse sobre esta conducta, dado que luego la persona tendrá que tratar otro problema, su adicción.

El objetivo de la terapia propuesta está centrado en la recuperación del problema que padece la persona afectada, no sólo en la comprensión de las causas que los generan, ya que los pacientes que acceden a un tratamiento, muchas veces logran entender lo que les pasa pero no logran superar el problema que los afecta.

Nuestro Centro cuenta con instrumentos para evaluar y llevar a cabo tratamientos focalizados específicamente en los problemas relacionados con la ansiedad y el estrés patológicos, lo que posibilita alcanzar cambios efectivos y duraderos.

Podés consultarnos en www.centroidea.com.ar
#panico #trastornos #terapia #miedo #agorafobia #fobiasespecificas

El síndrome de la cabaña

Síndrome de la Cabaña
Por Lic. Gisela Holc
Qué es y cómo superarlo
El síndrome de la cabaña es un nuevo concepto que circula en las redes y en los noticieros. No es exclusivo de la argentina sino que lo empezaron a describir en España y fue instalándose ya que describe una nueva dificultad.
El 19/3 se dictaminó la cuarentena obligatoria en Argentina. Cómo en muchos países, la primera reacción fue de alarma, temor, desconcierto, ansiedad, rechazo, entre muchas emociones y reacciones más entre la gente.
Poco a poco, nos fuimos adaptando ya que esta realidad se fue sosteniendo en el tiempo.
El “#yomequedoencasa” fue pasando de ser un slogan publicitario que buscaba concientizar a la población, a ser una nueva realidad que nos fue invitando a crear nuevas rutinas, nuevos hábitos.
✅Lavado de manos
✅Uso de alcohol en gel o spray
✅Dejar zapatos fuera de casa
✅Usar trapo con lavandina antes de entrar
✅Uso del barbijo o tapa boca
✅Distanciamiento social
Fueron y son algunos de los nuevos que vinieron para quedarse .
El síndrome de la cabaña es una nueva descripción que remite a la ansiedad o temor extremo de salir a la calle, de volver poco a poco a la vida normal, a las actividades que retoman, a lo laboral, al encuentro con personas queridas o a cruzarse con personas desconocidas.
En algún punto, todas estas nuevas descripciones se relacionan con la ya conocidas de ansiedad social: trastorno obsesivo compulsivo, ansiedad con agorafobia y otras descripciones de trastornos de ansiedad.
Adaptarse a la cuarentena fue un desafío. Ahora toca flexibilizar y retomar poco a poco y bajo reglamentación nacional, ciertas actividades. Frente a esta nueva situación de flexibilidad y permisos, hay muchas personas, de diferentes edades, que se niegan, se oponen a volver a salir y circular.
La zona de confort los tomó prisioneros y pareciera que la jaula no se les abrió. Quedarse quietos en la seguridad interna está enmascarando una nueva dificultad de adaptación.
El instinto de supervivencia nos ayudó a adaptarnos al encierro . Ahora nos toca aprender a vivir , a continuar nuestra vida, en el marco del coronavirus.
✅¿Qué debo hacer si me reconozco en esta descripción?
✅¿Cómo proceder si me siento anclado en casa?
✅¿ Puede ser que reconozcas a alguien de tu familia en estas palabras?
Cómo todo temor, sabemos que este se vence por exposición.
La exposición gradual es el método por excelencia para superar miedos y ansiedades.
Planificar salidas graduales. Una cuadra, vuelta manzana y luego un poquito más. Puede ser primero acompañado con alguien que te de seguridad y luego hacerlo en forma individual.
Puede que sientas extrañeza, el nuevo paisaje callejero con los tapa boca puede impactar. El ruido de la calle puede resultarte molesto después de casi 60 días de silencio en el hogar.
Volver a acostumbrarse a estos estímulos requiere decisión, intención y paciencia.
👉Elegir horarios para salir.
👉Que puedas sentir el sol en la piel, es reconfortante.
👉Volver a caminar y respirar el aire puro, también!
👉 Llevar atención y conciencia a estos hechos naturales que habían dejado de serlo .

💞Asociar estas pequeñas salidas con ciertos placeres:
💞comprar algo rico para comer
💞o flores para decorar tu casa y porque no
💞 arreglar con alguien querido para ver … si podemos ver a la cajera del supermercado, podemos encontrarnos a distancia también con un querido amigo o un familiar extrañado!
Cómo la circulación del virus es real mantener el protocolo de seguridad es importante para tu tranquilidad.
No subestimes las consecuencias del confinamiento. Tratarlo adecuadamente antes que se instalé y se transforme en un trastorno de ansiedad.

www.centroidea.com.ar
#sindromedelacabaña #agorafobia #cuarentena #terapiaonline #psicologiacognitiva #ansiedad #miedo

Trastornos del sueño: Disomnias y parasomnias.

Las Disomnias se encuentran determinadas por causas orgánicas o medios ambientales: insomnio, hipersomnia o trastornos del ritmo circadiano.
Las Parasomnias: ocurren principalmente en la infancia y se caracterizan por asociarse con las diferentes fases de sueño y el despertar:
  • DESPERTAR: despertares confusos, sonambulismo, terrores nocturnos
  • SUEÑO Y VIGILIA: movimientos rítmicos del sueño, noctilalia (hablar dormido) sacudidas de las piernas
  • SUEÑO REM: pesadillas, parálisis de sueño, trastorno conductual
  • SUEÑO LIGERO: bruxismo (rechinar los dientes), Enuresis nocturna, ronquido primario, apnea de sueño infantil, miclonus benigno neonatal del sueño.
La terapia cognitiva conductual junto con la farmacoterapia, en los casos más severos, son los tratamientos de elección para estos trastornos.
Si te sentís identificado en algún punto o tenés dudas, podés consultarnos!
Equipo Centro IDEA